empresa productos actualidad contacto
Prensa Auspicios Consejos Galeria Deporte
 
Consejo
Liqui Moly
Enviar a un amigo
¡NO MÁS SUCIEDAD EN EL MOTOR! (09-06-08)
Un aceite nuevo, requiere de un motor limpio. De eso se encarga Engine Flush, el limpiador interno de Liqui Moly que deja el ambiente listo para que el lubricante funcione perfectamente.

A pesar de que la mayoría de los conductores sabe que el cambio de aceite se realiza cada cierto tiempo, son muy pocos los que respetan esa regla. Sin embargo, es fundamental preocuparse de reemplazar el lubricante oportunamente, ya que éste va perdiendo sus propiedades con el tiempo y el uso.

Recordemos que una de las principales funciones del aceite es limpiar el interior del motor; si lo mantenemos demasiado tiempo, estaremos circulando con un lubricante sucio y contaminado que no será capaz de cumplir con dicha función, generando un exceso de residuos y contaminantes en el motor.

Los aditivos detergentes y dispersantes que se encuentran en el aceite, son los responsables de mantener limpio el motor internamente, manteniendo varios contaminantes en suspensión y previniendo su sedimentación en piezas vitales del motor.

No obstante, cuando olvidó cambiar el aceite o simplemente usó por más kilometraje del recomendado, es probable que la acción de estos aditivos ya no sea la misma y el motor esté sufriendo las consecuencias de una suciedad excesiva.

Pensando en revertir las complicaciones de este tipo de situaciones y sacar el máximo de provecho al lubricante, Liqui Moly cuenta con un excelente Limpiador Interno del Motor. El producto se llama Engine Flush y se aplica antes de hacer el cambio de aceite, ya que su acción consiste en enjuagar y limpiar internamente el motor y el circuito de aceite.

Gracias a la combinación de aditivos especiales y líquidos portadores, Engine Flush disuelve depósitos y residuos, dejando el motor impecable y listo para la acción del nuevo aceite. Es apto para todo tipo de motores, gasolina o diesel, y no afecta a ninguna pieza del motor. Muy por el contrario, Engine Flush deja el motor impecable, de modo que la detergencia del aceite nuevo queda 100% disponible para la suciedad que comienza a penetrar en el motor después del cambio, porque no se ha gastado en disolver los desechos que ya estaban presentes en el aceite.

Además sirve para limpiar el circuito del aceite en un sistema donde hay muchos conductos y muy pequeños, entonces, si éstos están bloqueados con algún lodo o barro, el aceite nuevo no logra penetrar, lubricar y enfriar, lo que termina repercutiendo en el funcionamiento y la eficiencia del motor.

Engine Flush es muy sencillo de aplicar. Se agrega al aceite de motor justo antes del cambio y se deja actuar durante 10 minutos mientras el vehículo está en marcha ralentí. Luego se bota el aceite usado y se rellena con el nuevo, cambiando también el filtro de aceite. Un envase de 300 ml alcanza para 6 litros de aceite como máximo.